11 de mayo de 2013

Arte y astronomía: El Cielo de Salamanca

Para celebrar el VII Centenario de la Universidad de Salamanca se hicieron reformas en el edificio histórico durante la década de 1950. Sorprendentemente, se descubrieron unas pinturas debajo de la bóveda de la Capilla de San Jerónimo.

¿Cuál es el misterio? Las pinturas ocupaban la bóveda de la biblioteca, modificada para albergar la capilla. Tras varios desperfectos importantes en la cubierta de ésta, en el siglo XVIII, hubo que colocar una estructura nueva sobre la original, y por eso los frescos quedaron ocultos.

Las pinturas fueron descubiertas y restauradas entre los años 1953 y 1954 por los hermanos José y Ramón Gudiol Ricart, y se trasladaron a las Escuelas Menores, un edificio cercano al de la Universidad, donde se pueden ver hoy día.

"El Cielo de Salamanca" es un importante proyecto astronómico que data del siglo XV. Su realización duró cinco años (1481-1486). Su autor fue el pintor salmantino Fernando Gallego. La obra era en un principio mucho más grande, pero se conserva un importante fragmento que representa varias constelaciones del zodíaco, astros y vientos, junto con una parte del Salmo VIII escrita en latín:

<<Videbo caelos tuos opera digitorum tuorum, lunam et stellas que Tu fundasti.>> (Veré los cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que Tú fundaste.)

El Cielo de Salamanca. Fernando Gallego, 1481-1486.
(Puedes hacer clic  para aumentar)
Por orden, en esta pintura mural se pueden observar los siguientes motivos:

1. Leo, representado como un león manso. 2. Hydra, serpiente de agua. 3. Sol, en un carro tirado por tres caballos blancos y uno negro. 4. Virgo, representada como una mujer alada. 5. Crater, copa o vasija. 6. Mercurio, que lleva en la mano su caduceo y va en un carro tirado por dos águilas. 7. Libra, balanza. 8. Corvus, cuervo. 9. (Árbol, posiblemente un roble.) 10. Bootes, boyero. Lleva una hoz en la mano. 11. Herculeus, lleva una maza y una piel de león a modo de escudo. 12. Scorpius. 13. Ophiuchus, serpentario o amaestrador de serpientes. 14. Sagittarius. 15. Corona (la Corona Boreal.) 16. Ara, altar. 17. Centaurus, lleva una cabra como ofrenda y una lanza con una liebre. 18, 19, 20 y 21. Los vientos: Zéfiro, Austro, Euro y Boreas, representados como cabezas soplantes.

La colocación de las estrellas dentro de las constelaciones, y de éstas en el cielo nocturno coincide con la realidad de forma bastante precisa. "El Cielo de Salamanca" es por su temática una de las pinturas más originales de su época, combinando ciencia y arte de una manera magistral.

Referencias: 

4 comentarios:

Ununcuadio Uuq dijo...

Te paso un vídeo que probablemente te guste ;) http://link.brightcove.com/services/player/bcpid102197200001?bckey=AQ~~,AAAAF8Q-iyk~,FDoJSqZe3TR6MHYGnipbmxPnFodTmvml&bctid=1871978705001

Ana dijo...

¡Está muy chulesco! Hay que ver estos egipcios, lo listos que eran... Ese libro tiene que estar muy bien. ¡Me temo que este verano va a ser muy friki-científico!

Kurt Friedrich Gödel dijo...

He recordado a Herta Müller:

«[En la iglesia] el cielo es también una pared»

De «En tierras bajas». Saludos.

Ana dijo...

Göedel, muchas gracias por todos tus amables comentarios. He disfrutado con ellos y me han hecho pensar. Los tendré en cuenta para próximas poesías y otras yerbas que vaya escribiendo.

Y me ha hecho mucha gracia que Herta Müller recortase y pegase palabras para hacer versos. Sí, coincido en que eso da una sensación de libertad :)

Aunque me gustaría que nos explicaras la frase de Müller. No la entiendo muy bien...