5 de agosto de 2013

Platanistoideae

Me imagino a Calpurnia Tate buscando información sobre esta palabra taxonómica, a hurtadillas por la noche, leyendo un enorme libro bajo las sábanas. El abuelo le ha mandado deberes y ella, siempre queriendo aprender, busca como loca entre las páginas del tomo prestado. Ah, aquí hay algunos datos.


"Los delfines de río, Platanistoideae -dice en el libro-, aún son un grupo en estudio, pero se considera a esta superfamilia diferente de la formada por los delfines oceánicos. Comprenden de momento cuatro familias y cinco especies:

Platanistidae: Delfín del Ganges (Platanista gangetica) y delfín del Indo (Platanista gangetica minor)
Iniidae: Delfín del Amazonas o boto (Inia geoffrensis)
Lipotidae: Delfín chino o baiji (Lipotes vexillifer)
Pontoporiidae: Delfín del Plata (Pontoporia blainvillei)

Todos tienen mandíbulas muy largas en forma de pinza con dientes afilados, adecuadas para capturar peces. Pueden mover la cabeza porque sus vértebras cervicales no están soldadas. Como suelen vivir en aguas turbias, sus ojos son pequeños y su vista no es muy buena. Los delfines de río miden 2,5 metros como promedio. El peso varía según la especie.

Platanista gangetica
En la Antigüedad se conocía ya el género Platanista, y este nombre tan peculiar fue idea nada menos que de Plinio el Viejo. El significado de dicho nombre sigue siendo un misterio. El delfín del Indo, Platanista gangetica minor, se considera una subespecie de Platanista gangetica, pues las diferencias entre ambos delfines son casi inexistentes. Suelen encontrar su alimento (peces, cangrejos y moluscos) escarbando con sus mandíbulas en el fondo del río, pero normalmente se tragan enteras sus presas. El delfín del Ganges es ciego y se orienta mediante ultrasonidos que emite desde su abultada frente, o melón. Estos cetáceos pueden vivir entre 20 y 30 años y en la India se denominan "susu". Existen menos de 2000 ejemplares en la actualidad.

Lipotes vexillifer
El baiji (Lipotes vexillifer) se considera prácticamente extinto, aunque a veces se encuentra algún ejemplar en su lugar de origen, el río Yangtsé, en China. Solamente vivían en esa zona, que tenía una longitud aproximada de 1700 km. Se calcula que esta especie tuvo su origen hace 20 millones de años. Eran nadadores veloces, alcanzando los 60 km/h. Este animal mantuvo el récord Guinness de cetáceo más amenazado, antes de declarar su extinción en el año 2006.

Pontoporia blainvillei
El delfín del Plata (Pontoporia blainvillei) se desplaza hasta el mar, donde también puede vivir. Esta característica no la comparten los demás miembros de la superfamilia Platanistoideae. Es una especie muy escasa. El peso de estos cetáceos es de unos 50 kg.

Inia geoffrensis
El delfín del Amazonas o boto (Inia geoffrensis) se encuentra en países como Brasil, Colombia y Perú. Además de la dieta habitual de los delfines de río, este cetáceo se alimenta de pirañas e incluso tortugas. Puede girar la cabeza en un ángulo de 180 grados. El color varía según el ejemplar y el peso es de 100 kg como promedio. Se comunican por medio de clics y silbidos. Con las crecidas e inundaciones, el boto nada a través de los bosques en busca de alimento. El período de gestación, 9 meses, es bastante más corto que el de otros cetáceos. Es el delfín de río que posee la mejor visión. Aun así, ésta es limitada.

Debido a la contaminación, los barcos y los riesgos de la pesca, todas estas especies de delfín de río se ven muy amenazadas y las colonias disminuyen con gran rapidez."

Calpurnia guardó el libro con cuidado y añadió en su lista de cosas que quería ver antes de morirse: "Conocer la selva y los delfines del Amazonas". Entre eso, ver un ornitorrinco, un océano, la torre Eiffel y otras maravillas, iba a estar muy atareada para ser una pequeña chica de Texas en pleno comienzo del siglo XX.

Este post participa en la XXIV Edición del Carnaval de Biología acogido en el blog Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.


Este post participa en la VI Edición del Carnaval de Humanidades que se encuentra en el blog Cajón Desastre.


2 comentarios:

Ununcuadio Uuq dijo...

Maravillosa entrada! No había oído hablar de los delfines de río :O y encima cada vez (o esa es mi sensación) tus entradas mejoran cada vez (o esa es mi humilde opinión), así que como Calpurnia me apunto en mi lista ver a los delfines del Amazonas ;)

Ana dijo...

Y yo... aunque no creo que se me ocurra ir por allí (mucho bicho). ¡Gracias por tus ánimos, así da gusto!